Notas FAP

LA IMPORTANCIA DE LA BASE AÉREA “LAS PALMAS”

Por Rolando Cárdenas Brou*

La Base Aérea “Las Palmas” tiene su fecha de creación un domingo 23 de julio de 1922, como producto de la necesidad de reubicar los Aeródromos de Bellavista y Maranga de esa época por no ser apropiados para la aviación por consideraciones de índole tanto meteorológica como de espacio.

Luego de varios meses de estudios el gobierno ubicó unos terrenos al sur de Lima denominados como “Fundo Las Palmas” los cuales fueron asignados a la aviación militar tras comprobarse su idoneidad para las operaciones aéreas en mérito a su ubicación, vías de acceso, clima, vientos, la posibilidades de dotarlo de agua y electricidad y -sobre todo- por encontrarse alejado de la ciudad, ya que el distrito de Surco fue fundado recién el 16 de noviembre de 1929, siete años después de la creación de la Base, incluso el antiguo Aeropuerto de Limatambo aun no existía

Originalmente La Base ocupaba un espacio más pequeño y luego se fue ampliando hasta tener las dimensiones que hoy tiene, lo que le permite recibir aviones prácticamente de todas las categorías sin ser una área muy grande respecto de sus similares en otros países.

Desde que la Fuerza Aérea del Perú tuvo a bien ofrecer este espacio para recibir la visita del Papa Francisco, en beneficio de la seguridad de la población, algunos urbanistas y arquitectos ahora ven en las Palmas una oportunidad de negocio y bajo el pretexto de la mala planificación de la ciudad de Lima pretenden sugerir se convierta a la Base Aérea de las Palmas en maravillosos espacios públicos con Parques y lagunas de ensueños, alegando que la base se encuentra metida dentro de la ciudad, cuando en realidad es exactamente lo contrario.

El Perú en general y Lima en particular se encuentra en un área altamente sísmica como es el Cinturón de Fuego del Pacifico y si tenemos en cuenta que lo que ya sucedió puede volver a suceder, Sería bueno recordar que el 28 de octubre de 1746 a las 10.30 de la noche se produjo un terremoto de 9° grados frente al Callao ocasionando la destrucción casi total de Lima y un maremoto que arrasó con el Callao, llegando las aguas hasta la iglesia de Carmen de la Legua.

Si algo similar se produjese hoy en día tendríamos que tener en cuenta que Lima podría quedar aislada del resto del país por el bloqueo de sus vías de acceso y sin puerto por el efecto del Tsunami.

Según el Centro Peruano Japonés de investigaciones sísmicas y mitigación de desastres “CISMID”, ha elaborado un mapa de las zonas vulnerables por este fenómeno en caso de un terremoto de magnitud de 8.5° y se aprecia claramente en este, que el Aeropuerto Jorge Chávez seria afectado gravemente con la inundación de la mitad de su pista de aterrizaje actual y prácticamente toda la segunda pista si estuviese construida, por tanto Lima con casi 10 millones de habitantes quedaría aislada del mundo si no se tuviese la base Aérea de las Palmas la cual sería el único punto por el cual la capital podría recibir ayuda humanitaria desde el extranjero.
Por tanto, antes de si quiera sugerir el cerrar esta base para convertirla en espacios públicos con alamedas y parques de ensueño debemos pensar en nuestra seguridad y más bien repotenciar esta base aérea incrementando su capacidad como un centro vital y estratégico para atender los casos de desastre natural no solamente para Lima sino para todo el país.

Si en Lima se cometió un error por falta de planificación urbana al permitir la construcción indiscriminada alrededor de la base de Las Palmas, que no se vaya a cometer otro error tratándola de reubicar o cerrar, puesto que podría costar el colapso total de Lima y la vida de sus habitantes más aun ahora que hay la preocupante inquietud de los 273 años de silencio sísmico que hacen prever que esto sucederá en cualquier momento.

Ya hemos perdido espacios vitales de esta naturaleza, con la irresponsable venta del Aeródromo de Collique bajo el mismo pretexto y la promesa de ser reubicada y equipada en Chincha, situación que así quedo, en promesa y engaño, afectando gravemente a la aviación civil peruana y perdiendo otro espacio estratégico para recibir y repartir ayuda humanitaria.

En el terremoto de 1970, uno de los más devastadores de la historia de la humanidad por sus efectos, con más de 70,000 víctimas, en esa ocasión la Rampa Militar del Grupo aéreo n°8 ubicada al norte del Aeropuerto Jorge Chávez, resulto ser la plataforma perfecta para recibir y distribuir la ayuda del extranjero por su ubicación y dimensiones, esto le permitió al Gobierno del presidente Velasco Alvarado mitigar los daños y evitar los efectos posteriores al terremoto tales como epidemias y plagas, hoy en día esta plataforma se encuentra provisionalmente en uso por las compañías comerciales por falta de espacio en el aeropuerto Jorge Chávez hasta que se construya la nueva pista, después de lo cual deberá retornar inexorablemente al grupo N°8 porque es otro espacio estratégico que se debe conservar para ser usado cuando la situación lo requiera como tras la catástrofe de los años 70´s, tras el terremoto del 2007, durante los friajes, en el “Niño Costero” , etcetera.

El accidente del avión de instrucción del pasado lunes, que no ha tenido victimas que lamentar y es el único de esta naturaleza que se ha producido prácticamente en toda la existencia de la Base de las Palmas no puede ser una ocasión para que de forma irresponsable se esté nuevamente confundiendo a la opinión pública para alimentar ideas o sugerencias que están más relacionadas a intereses particulares que para beneficio de la ciudadanía.

(*)Historiador Aeronáutico, Coronel (R) FAP, Miembro de Número del Instituto de Estudios Historico Aeroespaciales del Perú.

Fuerza Aérea el Perú

Search