Notas FAP

QUIÑONES Y SU ACCIÓN HERÓICA

El Perú a lo largo de su vida republicana ha vivido conflictos armados en donde hombres y mujeres, merced a sus actos heroicos, han forjado el carácter de nuestra Nación. En 1941, durante el conflicto con Ecuador, el entonces Cuerpo Aeronáutico del Perú (CAP), hoy, Fuerza Aérea del Perú (FAP), tuvo una participación decisiva para la victoria y fue uno de sus miembros, el Teniente FAP José Quiñones Gonzales, quien, un 23 de julio de 1941, se inmoló en su lucha por mantener incólume nuestro territorio.

El Alférez FAP José Quiñones inició su vida profesional en la Escuela de Hidroaviación en Ancón, luego es destacado a la Base Aérea de Chiclayo, su tierra natal. Allí se aficiona a la pelea de gallos y, con su gran amigo Rafael León, adquieren uno llamado “Tarzán” con el que participaban en peleas de gallos.

En tanto, continuaba perfeccionando su vida profesional. En 1940 forma parte del primer grupo de paracaidistas del Perú. El 28 de enero de 1941, Quiñones asciende a Teniente. Lleva una vida rigurosa como piloto militar pero también es un joven chiclayano alegre y deportista. Ese año, Ecuador realiza una ofensiva en nuestra frontera norte, en la zona del cauce del río Zarumilla. El Perú responde.

El 22 de julio de 1941, tropas enemigas atacan el puesto “El Lechugal”. Al día siguiente, 23 de julio, la aviación peruana bombardea Chacras y Quebrada Seca, donde estaba ubicada la mayor parte de la artillería enemiga.

El bombardeo a Quebradas Seca lo asume la 41° Escuadrilla integrada por COM CAP Antonio Alberti Bonino, el TEN CAP Fernando Paraud Dubriel, el TEN CAP José Quiñones Gonzales y el ALF CAP Manuel Rivera López Aliaga.
En el fragor del ataque, los pilotos José Quiñones y Manuel Rivera realizan una riesgosa maniobra a 300 metros del objetivo; allí es cuando el avión de Quiñones es alcanzado por una ráfaga de fuego.

La aeronave- una NA-50- es envuelta en llamas, pero él, que pudo salvarse lanzándose en paracaídas, la enrumba hacia la artillería enemiga y con mano firma e inquebrantable decisión hace honor a su lema: “Derribado pero sobre el enemigo”.

Al Teniente CAP José Quiñones, de 27 años, su acto heroico, le arrebata la vida, pero lo lleva a la gloria eterna.

De esta manera muere el hombre y nace el héroe

Perla Baca

Fuerza Aérea el Perú